Luis Javier Velasco. "La Luz de Mafasca: la guardiana errante de Fuerteventura"

Pocos misterios hay en nuestro país tan intrigantes, repetibles en el tiempo y populares como el de la Luz de Mafasca.

Son tantos y tan variados los testimonios que existen, que hasta sorprende ver lo poco conocido que es este fenómeno fuera de la isla. Básicamente consiste en la aparición de una luz voladora que recorre grandes distancias en segundos, acompaña a personas mientras caminan, y parece tener mucha curiosidad por las actividades humanas.

Conoceremos sus casos, sus características y el amplio abanico de posibilidades que tiene este curioso fenómeno, tan increíble como real, y que sin duda no va a dejar indiferente a nadie.

LO QUE LUIS JAVIER VELASCO NOS CUENTA. . . 

Te ha tocado Fuerteventura, una isla con la que tiene grandes lazos y que conoces como la palma de su mano… ¿un territorio de misterio con argumentos?

-Sin lugar a dudas. La isla de Fuerteventura, cuya apariencia es tranquila, esconde varios tipos de misterios y algunos de ellos con cierta frecuencia. Por si fuera poco, también los tiene exclusivos de la isla.

A la isla se la reconoce fuera también por Tindaya y sus grabados podomorfos….¿qué opinas de ellos?

-Tanto la montaña de Tindaya como sus casi exclusivos “podomorfos” son muy interesantes y afortunadamente, cada vez son más conocidos, pero sin perder sus encantadores aspectos misteriosos. Se denominan podomorfos a unas toscas representaciones de pies humanos labrados en la roca de la cima de la montaña. Pese a que se han estudiado sus implicaciones mágico – religiosas, deberían ampliarse y hacerse a mayor profundidad, porque los antiguos “majos” querían decir algo, necesitaban expresar algo al acometer todo ese esfuerzo por grabar en la roca esas representaciones. Hay que seguir la pista a ese porqué y descubrir los verdaderos motivos. Seguro que son más profundas de que lo que se puede intuir como un mero ritual mágico. En el Encuentro expondré mis puntos de vista personales.

¿ La Luz de Mafasca es la madre del misterio, la luz entre las luces?

-Desde luego eso creo y podría atreverme a afirmarlo. Reconozco que tal vez no sea ni el fenómeno más grande ni el más espectacular, pero sí que tiene muchas particularidades que la hacen única. Por ejemplo: hay muchísimos casos conocidos, más los que quedan por conocer, presentando un comportamiento muy curioso, hasta “casi humano”. Salvando el miedo que provoca por su desconocimiento se podría decir que es como la mascota de la isla, aunque la generalmente se le teme.

Quizá sea exagerado, pero quienes conocen este misterio se atreven a decir que en Antigua y Betancuria hay que buscar y preguntar por gente que o la haya visto…lo normal es haberlo hecho.

-Y dice bien, lo normal es haberlo hecho, cosa que ya hemos realizado en muchas ocasiones, sin finalizar nuestras indagaciones porque es un fenómeno vivo. Lo que sucede es que no vivimos en la isla y nos vemos en la necesidad de robarle tiempo a nuestros seres queridos cuando realizamos las investigaciones de campo allí, con motivo de vacaciones u otras visitas. Es normal que toda esa zona adyacente a Antigua y Betancuria sea rica en casos, porque el interior de Fuerteventura es muy oscuro y además está más habitado. La opinión de los que han profundizado en este enigma van en el sentido de que la Luz se manifiesta por toda la isla.

En estos meses has trabajado con toda la casuística y estás llegando a resultados llamativos que compartirás en el I ECTM

-Cierto, aprovechando unas breves vacaciones me llevé una grata sorpresa al conseguir un buen plantel de avistamientos de lo más sugerente, con personas que nos los reportaron en primera persona. Al inventariar los casos, percibimos en seguida que el misterio se manifestaba una y otra vez de forma muy similar, como siguiendo unas pautas precisas. A raíz de esto nos sorprendimos con algunos resultados estadísticos y sus particularidades, las cuales pretendo compartir en el Encuentro y que sospecho que resultarán interesantes de escuchar.

¿Qué caso destacarías?

-De las nuevas investigaciones destacaría dos que comparten “modus operandi”: persecución a vehículos en movimiento. El primero de ellos es el de una Luz de Mafasca que se estampó contra el parabrisas de un coche, permaneciendo ahí por unos pocos segundos, continuando con su vuelo tras dejar cegados y aterrorizados a sus ocupantes. El segundo fue una larga persecución –o más bien escolta amistosa – a un coche que circulaba de madrugada. Lo simpático fue que el conductor se equivocó de salida de la carretera principal y la Luz permaneció en la misma, esperando pacientemente a que el coche rectificara y regresara a la vía, para continuar con su escolta. ¿Alguien podría decir que no presenta un comportamiento inteligente e intencionado?

¿Luis Velasco tiene una hipótesis sobre la naturaleza del fenómeno?

-Más que una hipótesis tengo varias, pero que serán expuestas a los asistentes al Encuentro, donde veremos las coincidencias entre las distintas opiniones existentes y las que puedan surgir de manera espontánea. Me da la impresión que el caso de la Luz de Mafasca cautivará a los que aún no lo conocen…, no dejará indiferente.