Juan Carlos Saavedra. "Los Yacimientos Estrella de Gran Canaria"

Una revisión desde la astronomía del significado de los yacimientos arqueológicos de la isla de Gran Canaria.

Una ponencia que no te dejará indiferente, aportando nuevas investigaciones sobre la relación entre los antiguos pobladores y conceptos astronómicos.

LO QUE JUAN CARLOS SAAVEDRA NOS CUENTA. . . 

¿A qué llamamos yacimientos estrella?

-Un yacimiento arqueológico adquiere la categoría de “yacimiento estrella” cuando se comprueba que el mismo fue usado y construido en su momento teniendo en cuenta una relación especial del lugar con los planetas y las estrellas del firmamento.

¿Gran Canaria parece destacar de manera especial en esa relación de los enclaves arqueológicos y las orientaciones astronómicas?

-Quizás Gran Canaria junto con La Palma, donde el grupo Iruene está haciendo una fantástica labor, está hoy por hoy a la cabeza de este tipo de investigación. Sin embargo, al tener un tronco común los primeros pobladores de las islas no es descartable que en todas las islas, poco a poco, de clasifiquen más yacimientos arqueológicos como yacimientos estrella.

¿En qué contribuye esta nueva manera de aproximarnos a la cultura de los antiguos canarios este tipo de hallazgos?

-Creo que este tipo de descubrimientos refuerzan la veracidad de las primeras crónicas existentes sobre nuestros antepasados. En ellas se destaca su vinculación religiosa con los astros y los planetas. También sirven para refrendar la cultura oral que se ha ido transmitiendo de generación a generación en la que nuestros mayores aún tienen presentes el sol y determinadas estrellas en sus creencias. De eso da también muy buena fe los trabajos de Fernando Hernández y su empeño de preservar la Taucho o memoria no escrita. Por último me gustaría destacar que también refuerza que nuestros antepasados no era un pueblo “neolítico” si hablamos de organización social, creencias o conocimientos del funcionamiento del universo.

Uno tiene la impresión, cuando contempla esas orientaciones, de que no tenemos nada que envidiar a otras culturas mucho más “poderosas” a nivel cultural, poblacional, arquitectónico, etc...? Da la sensación que con los mismos recursos, estaríamos perfectamente equiparados en notoriedad, impronta en la historia, etc..

-Efectivamente. Un canario o canaria que sienta curiosidad por esos temas puede pagarse un caro viaje a ruinas mayas o egipcias y quedar impresionado por la vinculación de los restos visitados y el sol o las estrellas. Pero también puede recorrer las islas y observar el mismo fenómeno. No descarto que con el tiempo los turistas vengan a nuestras islas a observar los fenómenos astronómicos que crearon los antiguos canarios.

¿Qué tipo de sensaciones transmite la gente cuando acude a un enclave de estas características y se pone en el papel, 600 años después, de los antiguos canarios?

-Mi experiencia me dice que son varias las sensaciones. La primera suele ser “y como yo no me había enterado antes de esto”. La segunda es pensar que “no estaban tan atrasados como me dijeron”. Por último, si son personas de mediana edad, empiezan a contar cosas muy curiosas como que su abuela le decía que el “sol bailaba en junio”.

¿El yacimiento estrella que le ha dejado con la boca abierta?

-Sin duda la Cueva de Risco Caído, en Gran Canaria. Incluso, ante su importancia, el Cabildo de la Isla ha solicitado su inclusión como patrimonio de la UNESCO.

¿Interesa aún mantener silenciados estos enclaves, esta forma de contemplar y relacionarse con el cosmos...?, es decir, ¿interesa mantener en la cueva y en condiciones "primitivas" a los antiguos canarios?

-En este mundo los recursos económicos mandan. Las autoridades se han dado cuenta de que este tipo de yacimientos atraen turismo y el turismo trae dinero. Por eso muchos de ellos se están protegiendo y adoptando medidas que permitan ser visitados sin causarle daños. Sobre que interese o no mantener a nuestros ancestros vinculados a “la cueva” y al primitivismo creo que ya esa “película” no se la cree nadie. Tenemos que sacudirnos los complejos y reivindicar que la sociedad y cultura de los primeros canarios era equiparable en todo a la cultura europea de los conquistadores. No era una sociedad atrasada frente a otra mucha más moderan. Eran dos sociedades donde una de ellas prevalecía solo desde el punto de vista militar, no en los planos culturales, organizativos o de creencias.