José Gregorio González. "Objetos de prodigio: sudores milagrosos, reliquias y piezas celestiales en Canarias"

A lo largo y ancho de nuestra geografía encontramos objetos que en determinados momentos han encarnado el prodigio, irrumpiendo en nuestro mundo desde supuestas esferas celestiales, protagonizando sudores milagrosos o provocando curaciones y otras acciones benévolas sobre las comunidades. Cuadros, imágenes y reliquias que transitan entre la leyenda y la realidad.

LO QUE JOSÉ GREGORIO GONZÁLEZ NOS CUENTA. . . 

¿Objetos prodigiosos?... ¿no es muy pretencioso plantear que existen objetos de origen divino?

- Bueno, atrevido sí que es, y de hecho yo no sería capaz de sostener algo así, pero hasta hace pocas décadas se pensaba, o más bien se creía de forma ciega, que ciertas imágenes marianas habían sido talladas por la mismísima divinidad, por los ángeles….Ese pensamiento que encontramos lógico en los siglos XV ó XVI, perduró con fuerza hasta antes de ayer.

Canarias no fue ajena a episodios de sudoraciones milagrosas…

-En las islas, además de cierta apariciones marianas y de otras advocaciones que han culminado con la creencia de que las tallas o esculturas procedían directamente del cielo, también hemos contado con un puñado de casos en los que ciertas piezas, -pinturas y esculturas- servían de vehículo de expresión de la divinidad, transmitiendo un mensaje a los fieles y a la sociedad en su conjunto. Eran mensajes que surgían generalmente en momentos de crisis social, cuando eran colectivos, o como refuerzo a la condición mística o especial de un sujeto cuando se daban en el ámbito individual o doméstico.

Suponemos que puro truco por parte de las autoridades eclesiásticas y buena fe por parte de la población…

-La verdad es que no lo sabemos con certeza. En algunos casos habrá sido algún fenómeno fortuito vinculado a la química de las pinturas o materiales de las que estaban hechas las piezas, convenientemente magnificados y tutelados por el clero, en otros podría ser fraude, y quien sabe sí en los casos registrados y en otros que se hayan podido perder, pudo darse también algo inexplicable. En todos ellos, lo que más me interesa es el episodio en sí, o que generó socialmente y la forma en la que fue interpretado.

¿Se siente algo especial antes estas piezas? ¿Tiene uno la sensación de estar ante algo prodigiosos?

-La verdad es que no, al menos yo no he sentido ninguna sensación extraña, revelación o “subidón místico”. Pero sinceramente me fascinan estas piezas, verlas tan simples e inertes, pero al mismo tiempo protagonistas de episodios que en su momento fueron portentosos….si fue cosa de un truco, de un fenómeno químico casual…me encantaría saberlo.

Ya no se dan estos casos…

-La verdad es que no. Nadie encuentra una cruz milagrosa enterrada, descubre una virgen en madera entre brillos sobre unos pinos o contempla las exudaciones milagrosas de un cuadro de la Virgen. Sería interesante asistir a un episodio de este tipo y ver cómo se interpreta. Sin embargo, hasta hace unas décadas, de cuando en cuando aparecía en un cristal o en los plásticos de un invernadero de tomates imágenes divinas, en plan pareidolias.

Este I Encuentro Canarias Territorio del Misterio ¿es un “objeto de prodigio”?

-Prodigio no, pero rareza seguro. Es el primero que se organiza, nace con vocación de continuidad, y tiene músculo de donde sacar, ya que a fin de cuentas aunque se han programado 12 ponencias con 12 conferencias, los expertos y en especial los temas, se podrían multiplicar.

¿Le preocupan las críticas?

-Es un acto público y estás expuesto a la crítica. Las tendremos en cuenta en la medida en la que sean formuladas con criterio y respondan a una realidad. Especialmente aquellas que nos sean planteadas por el público una vez que finalicen.