Martes, 29 Septiembre 2015 00:00

Sede I Encuentro

 

SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA

 llalaguna

 

San Cristóbal de La Laguna, antigua capital de Tenerife, es sin duda, uno de los ejes culturales del archipiélago canario. Su modélico trazado colonial, declarado Patrimonio de la Humanidad, alberga algunos de los monumentos religiosos más importantes de la isla, entre ellos su Catedral, así como multitud de casas señoriales de los siglos XVII y XVIII.

La ciudad cuenta con más de cinco siglos de existencia, después de que en 1494 Alonso Fernández de Lugo incorporara la isla a la Corona de Castilla. Tres años después, en 1497, se fundaría San Cristóbal a orillas de un lago interior situado al norte de la isla. Desde entonces, la ciudad se convirtió en el principal centro de poder político y militar de Tenerife.

También lo fue en el aspecto cultural, ya que en ella se instalaron diversas instituciones docentes, como la que iba a ser por algún tiempo la única universidad canaria, la de San Fernando. La Laguna se convirtió en la primera ciudad colonial no fortificada, cuya disposición serviría, además, como modelo para otras ciudades que fueron edificadas en las Américas. Este hecho, unido a otros factores, propició su declaración como Patrimonio de la Humanidad. Cualquiera de las calles y elegantes paseos del centro de la ciudad permiten apreciar edificios de gran valor histórico y arquitectónico.

La Laguna se convirtió en la primera ciudad colonial no fortificada, cuya disposición serviría, además, como modelo para otras ciudades que fueron edificadas en las Américas. Este hecho, unido a otros factores, propició su declaración como Patrimonio de la Humanidad. Cualquiera de las calles y elegantes paseos del centro de la ciudad permiten apreciar edificios de gran valor histórico y arquitectónico.

 

ATENEO DE LA LAGUNA

 

ateneolalaguna

 

El Ateneo de La Laguna es una entidad que nace en noviembre de 1904 bajo la presidencia del poeta José Hernández Amador, al que siguieron en tal responsabilidad y como miembros de su Junta Directiva, otras muchas ilustres personalidades de la vida cultural canaria.

El Ateneo de La Laguna se ha distinguido siempre por su defensa de la cultura y de la libertad. En su historia, destaca el incidente de 1907 en el que ondeó en la fachada del Ateneo lagunero la bandera del Ateneo de La Laguna; una bandera azul y blanca con el que se quería expresar el malestar que sentía el archipiélago por el abandono que sufría por parte del Gobierno Central. Ésta sería la primera vez en la que aparecieran las estrellas en una bandera que pretendía identificar a Canarias. La bandera era un lienzo azul en el que disponían siete estrellas de color blanco, distribuidas según la posición en la que se encuentran las siete islas.

Tras la finalización de la Guerra Civil será preciso esperar hasta los años cincuenta para que el Ateneo recupere su condición de espacio propicio para el cultivo de las letras y las artes. Será a lo largo de esa década cuando se conforme alrededor de sus tertulias una generación de escritores que el crítico José Domingo denominara Generación del Ateneo o de la Universidad de La Laguna. También en esos años pintores como Pedro González, Manolo Sánchez, Raúl Tabares, Siro Manuel, etc. colgaron en su sala de exposiciones sus primeros cuadros. Eloy Díaz de la Barreda fundó en esos años la Escuela de Arte Dramático del Ateneo de La Laguna que supuso el renacer del teatro aficionado de Tenerife.

Pero será a partir de 1959 con la presidencia de José Peraza de Ayala, apoyado por una directiva compuesta por jóvenes universitarios, cuando el Ateneo asuma el reto de acercar a la sociedad canaria las nuevas corrientes anunciadoras de grandes cambios que ya sacudían la sociedad española.

Sin duda el Ateneo de La Laguna se trata del escenario perfecto por la simbiosis entre cultura, Historia y futuro que nos ofrece este particular punto de encuentro entre los amantes de la cultura, situado en la Plaza de la Catedral, San Cristóbal de La Laguna, Santa Cruz de Tenerife.

 

Publicado en Lugar